sábado, 12 de abril de 2014

El monasterio de Santa María de Villamayor

Dibujo del monasterio de Villamayor
Santa María de fue un monasterio benedictino que se asentó en el valle de Villamayor a orillas del río Piloña. El primer problema que se nos plantea es la fecha de su fundación, contamos con una inscripción, posiblemente falsa, que nos remite al año 1003, uno de los problemas que plantea es el uso de número arábigos en vez de romanos, probablemente su fundación fuera más tardía.

Debemos barajar la posibilidad de que antes de asentarse una comunidad monástica regular hubiese sido fundado como monasterio familiar o propio, es decir una familia importante de la zona fundaba un monasterio para no disgregar su patrimonio y asegurarse rentas.

Entre la documentación recopilada por Jovellanos ( JOVELLANOS, G.M.: Doc. De la Real Academia de la Historia, tomo IV, folio 122), en este documento se registra la venta de una heredad del monasterio en el año 1189. Más lógico sería pensar que su fundación estaría en torno a finales del siglo XII o principios del siglo XIII. La cronología propuesta no descarta que tuviera como antecesor un monasterio propio o familiar como ya hemos comentado.

Según los pocos datos documentales conservados la primera abadesa conocida fue Aldonza Didaci (1231) emparentada probablemente con Alvar Diaz, a su vez familia de los Álvarez de Asturias. Alvar fue tenente de Piloña en los años 1175 y 1190 "Albaro Diaz potestad en Piloña, y Ordoño Álbarez en Villamayor". Algunas de la abadesas también se apellidan Álvarez quizas parentela de Ordoño. En el siglo XV toman el relevo como abadesas mujeres vinculadas al apellido González de Mones.
Ábside del monaterio . Foto: Revista Ábside

La vida de este monasterio fue bastante ajetreada, el obispo de Oviedo don Gutierre de Toledo disolvió los monasterios de San Martín de Soto y Santa María de Villamayor por relajación en las reglas de la orden, el documento de disolución está fechado entre los años 1378 y 1381 .

"... terra vero aspera et montuosa et duos tantum sorores, omnesque, pro dolor, lubricam vitam..."

En este momento la comunidad villamayorina se componía de siete monjas y una abadesa, las monjas de Soto de Dueñas y Villamayor  son repartidas por los monasterios de San Pelayo y Santa María de la Vega en Oviedo y el de San Bartolomé de Nava. Durante este periodo se asientan 12 religiosos con su abad procedentes de Valdedios (Villaviciosa) de la orden del Cister.

En 1441 ya restituidas las monjas de nuevo a sus monasterio se produce la unión entre los cenobios de Soto de Dueñas y Santa María de Villamayor, con esta unión las monjas villamayorinas aumentan su patrimonio y además la posibilidad de ejercer poder jurisdiccional sobre el coto de Llames de Parres.
Portada y ábside. Foto: J. A. Longo Marina

En 1530 con la unificación de monasterios bajo la congregación de San Benito de Valladolid quedará Santa María definitivamente anexionado a San Pelayo. La idea de esta reorganizacion de monasterios fue suprimir aquellos más pequeños centralizandolos en los mayores. Para esta misión fue enviado fray Martín de Piasca, abad de San Vicente en Oviedo, "para visitar y someter los monasterios a San Pelayo e incorporar sus bienes". A su llegada a Villamayor fray Martín privó a la abadesa Mencia de Mones de su dignidad abacial y justifico su decisión de la siguiente manera: "... halló que eran casas que tenían poca renta... y también en montaña donde no se podía guardar religión". En este momento el monasterio se componía de una abadesa y nueve monjas. El decreto de anexión se emitió el 18 de abril de 1530.

La última abadesa, Mencia de Mones, continuara pleiteando hasta su muerte para evitar la disolución del monasterio. Después de su destitución fue restituida en su cargo con ayuda de algunos caballeros locales, quizás entre ellos su "hijo" Alonso Fernández de Mones, Mencia afirmó que si había obedecido a la abadesa de San Pelayo "fue por presiones e hallarse presa". En el año 1535 Mencia es amenazada de excomunión, la sentencia definitiva vinó de Roma el 18 de septiembre de 1545 condenando a Mencia de Mones a "silencio perpetuo" y el pago de las costas del juicio.
Despedida del caballero. Foto: JALM

El monasterio de Villamayor pasa a ser un priorato en el año 1544. La falta de uso de la iglesia, junto con los desperfectos producido por los franceses en la Guerra de la Independencia, la convirtió en un cementerio en 1814, a finales del siglo XIX el espacio de la nave de la iglesia se destina a cárcel y escuela.

El edificio fue declarado monumento Nacional en 1931. Actualmente ha sido restaurado y forma parte de un complejo cultural y de servicios de la parroquia de Villamayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os agradezco cualquier comentario o sugerencia